jueves, 19 de abril de 2018

Dr. Horacio Kinast Feliú ¿Qué Es Una Reacción Alérgica?

Alergias y Medicina Biológica


¿Qué Es Una Reacción Alérgica?
por el Dr. Horacio Kinast Feliú del Centro Nacional de Medicina Biológica Instituto Clínico Kinast & Asociados.

La alergia, (también conocida como hipersensibilidad inmediata) se define como una “sensibilidad
anormal a una sustancia que es generalmente tolerada y considerada no dañina”.
Mientras que todas las reacciones inmunes resultan de la exposición a sustancias extrañas, las reacciones alérgicas son diferentes de la “inmunidad” protectora o aumentada “ , la que es conferida por las inmunizaciones o infección natural.
Desde el punto de vista de la Medicina Biológica, se trataría de una reacción propia del organismo
ante una injuria local que habitualmente , es la saturación del líquido extracelular con homotoxinas
o toxinas provocadas por el mismo organismo.
Este líquido o sistema básico de Pischinger, tiene entre otra de sus funciones, la de actuar como un
elemento que permite a las células de la serie blanca del organismo (leucocitos), identificar los elementos
tóxicos o alergenos, englobarlos y eliminarlos sin mayor problema.
Esta característica , cuando el sistema está saturado, se pierde y el organismo se ve forzado a actuar en
forma violenta , para poder erradicar el alérgeno o elemento invasor.

Alergenos y La Reacción Inmune

El sistema inmune sirve como el mecanismo de defensa del cuerpo en contra de las innumerables sustancias extrañas (”lo extraño”) que se encuentran
presentes en el aire que respiramos, la comida y las cosas que tocamos.
Dentro de este inmenso grupo de materiales extraños, el término “alérgeno” se refiere a esas sustancias que principalmente resultan en una respuesta inmunoalérgica.
Una parte esencial del sistema inmune humano es su habilidad para desarrollar reconocimiento inmunológico y memoria.
Una vez que las células del sistema inmune encuentran una sustancia extraña y la reconocen como “lo extraño”, ese contacto inicial será por siempre “recordado”.
Si esa sustancia específica es encontrada nuevamente, la respuesta del cuerpo será mucho más rápida e intensa como resultado de los mediadores químicos producidos por las células de memoria que se activan ante la re-exposición, y las cuales en un momento dado amplifican la respuesta activando otras partes del sistema inmune.
Otro mecanismo por el cual el sistema inmune nos ayuda a defendernos contra los materiales
extraños incluye la producción de millones de anticuerpos diferentes (también llamados
inmunoglobulinas).
Cada anticuerpo tiene la habilidad de reconocer y unirse a una sustancia extraña específica y única.
Los anticuerpos circulan en la sangre y están presentes en casi todos los líquidos corporales donde
ayudan a “capturar” y prevenir la entrada de materia extraña no deseada.
En los humanos, el anticuerpo de tipo Inmunoglobulina-E (IgE ) es el responsable de la mayoría de las reacciones alérgicas.
A pesar de que las personas alérgicas frecuentemente tienen niveles muchos más altos de IgE en su sangre que los no alérgicos, los valores se traslapan ampliamente entre estos dos grupos.
Una persona alérgica puede tener niveles muy altos de anticuerpos de IgE para uno o pocos alergenos específicos, sin tener niveles elevados de IgE total en su sangre.
Por esto, el usar los valores de IgE total para diagnóstico de alergia o inmunodeficiencia es un
mecanismo limitado.
En la Medicina Clásica, aún no se tiene conocimiento pleno del porqué algunas sustancias son alergénicas y otras no, ni tampoco porqué no todas las personas desarrollan una respuesta alérgica después de la exposición a alergenos. En cambio, la Medicina Biológica intenta hacerlo a través de la saturación de líquido extracelular.
Es decir, para la Medicina Biológica , la condición de alérgico, es una etapa posterior a la de autointoxicado.
Sin embargo, podría haber una contribución genética a las enfermedades alérgicas, y los niños cuyos padres padecen alergias tienen una probabilidad mayor para desarrollar estos padecimientos.
Reacciones Alérgicas e Inflamación Alérgica
Cuando una persona ha desarrollado anticuerpos IgE para que reconozca uno o más alergenos (pólenes, hongos, caspas de animales, ácaros del polvo, etc.) se dice que está sensibilizado a estos alergenos.
Las moléculas alérgeno-específicas de IgE viajan por la sangre hacia los tejidos en donde cubren la
superficie de las células cebadas.
Hasta 500,000 anticuerpos IgE con diferentes especificidades podrían estar presentes sobre la
superficie de una sola célula cebada, permitiendo entonces a cada célula el reconocer varios,
diferentes y únicos alergenos.
Las células cebadas que se encuentran en forma abundante especialmente en el revestimiento de la
nariz, ojos, pulmones y tracto digestivo, se activan cuando moléculas de alérgeno hacen contacto
físico con anticuerpos IgE sobre la superficie de una célula capaz de reconocer alergenos específicos.
Entonces las células cebadas de un individuo que ha desarrollado anticuerpos IgE para el antígeno
de gato no serían activadas por exposición al polen del plátano oriental.
Una reacción alérgica se inicia cuando las moléculas de alergenos se ponen en contacto y activan
las células cebadas cubiertas por el alérgeno-específico IgE.
Una vez activada, la célula cebada libera una variedad de potentes mediadores químicos, todos ellos con potentes propiedades inflamatorias.
Estos incluyen químicos como la histamina (de ahí el uso terapeútico de antihistamínicos),
leucotrienos y prostaglandinas, así como citocinas (moléculas proteicas las cuales sirven como
reguladores de las interacciones celulares).
Uno de los avances más importantes ha sido el reconocimiento que las reacciones alérgicas
producen inflamación de los tejidos en los cuales se llevan a cabo.
Una reacción alérgica desencadena una cascada de eventos, comenzando con la liberación de mediadores de una célula cebada activada.
Estos entonces reclutan otras células inflamatorias del torrente sanguíneo para invadir áreas donde ellos con otras células locales vecinas, liberan mediadores químicos adicionales, lo cual resulta en la inflamación de los tejidos involucrados.
Generalmente se debe e un estimulo antigénico que ataca durante una enfermedad intercurrente,
una situación hormonal particular, estado psíquico, etc. que ha colocado al organismo en una  hiperrespuesta inmunológica.
Muchos de los síntomas de las enfermedades alérgicas crónicas, tales como edema o inflamación,
actividad excesiva de glándulas mucosas e  hiperrespuesta a estímulos irritantes se piensa que
resultan de la perpetuación de la inflamación de los tejidos debido a la exposición repetida a
alergenos.
Las preguntas clave para cada persona alérgica son: ¿qué alergenos reconoce específicamente mi
sistema inmune? ¿Y cuando (y cuanto) estoy expuesto a estas substancias?
La reacción alérgica inflamatoria como resultado de la exposición a estos alergenos relevantes,
con la acompañante inflamación y sensibilización de las superficies expuestas, es directamente
responsable de los síntomas alérgicos clínicos.
La reacción alérgica será más profunda en cuanto más nivel homotóxico exista en el órgano afectado
Entonces, la rinitis alérgica, también llamada “fiebre de heno” ocurre como resultado de los
alergenos que tocan la mucosa nasal de una persona sensibilizada a un alérgeno en especial.
Los síntomas que se presentan tales como congestión nasal, comezón y catarro profuso se deben a
la inflamación alérgica por la exposición de la membrana mucosa nasal.
La exposición repetida diaria perpetúa la reacción inflamatoria y los síntomas.
De forma similar la conjuntivitis alérgica representa la reacción alérgica inflamatoria de los ojos,
mientras que la dermatitis atópica o eczema, podrían frecuentemente resultar de la exposición a
alergenos de la piel.
El asma es una enfermedad pulmonar crónica caracterizada por tos, opresión de tórax, dificultad
para respirar y sibilancias debido a una obstrucción reversible del flujo aéreo (o flujo respiratorio)
como resultado de inflamación e hiperrespuesta de las vías respiratorias.
En personas sensibilizadas, la inhalación de alergenos puede producir una inflamación del
revestimiento de las vías respiratorias y precipitar una exacerbación de asma.
El asma también ocurre como un resultado de otros estímulos inflamatorios tales como infecciones
del tracto respiratorio.
Las personas que se han sensibilizado a alimentos específicos podrían tener reacciones graves y
probablemente fatales después de la ingestión de estas substancias.
Desencadenantes comunes incluyen mariscos, huevos, leche, trigo, cacahuates y otras nueces. La
alergia a alimentos ocurre frecuentemente en niños y no resulta extraño que con el tiempo
desaparezca esta hipersensibilidad.
Desde el punto de vista de la Medicina Biológica la alergia puede definirse en dos etapas o fases
con orígenes diferentes.

Alergia Primaria o Irritativa, cuyo origen puede ser: 

-Genético , Ambiental o Dietético
-Alergia Secundaria o Impregnación, cuyo origen puede ser:
-Tóxico o Infeccioso
En la alergia primaria existe la característica de una irritación a través de membrana celular, pero
sin invasión de la célula. Es un cuadro eminentemente extracelular.
En la alergia secundaria, es la célula la que se impregna con elementos tóxicos o infecciosos. Es un
cuadro eminentemente de tipo intracelular

El tratamiento es igualmente diferente:

En la alergia primaria se debe considerar:
- Regular el factor Constitucional
- Utilizar Alergenos homeopatizados
- Disminuir la hiperreactividad
- Activar los órganos emuntorios o de eliminación.

En la alergia secundaria se debe considerar:

- Regular el factor Constitucional
- Utilizar Catalizadores enzimáticos
- Utilizar Nosodes como drenadores
- Estimular la reactividad
- Activar los órganos de tipo emuntorios o de eliminación.
El uso de Nosodes pertenece al campo de la Homotoxicología y corresponde a sustancias
homeopatizadas provenientes de cultivos de las secreciones y de tejido afín al afectado (mucosa
nasal, etc)
El shock anafiláctico es la más grave de todas las reacciones alérgicas. Esta respuesta sistémica
causa inflamación en todo el cuerpo, con consecuencias que ponen en riego la vida y en ocasiones
son fatales debido a la inflamación y estrechamiento de las vías respiratorias, así como a la caída
súbita de la presión sanguínea.
La anafiláxis frecuentemente ocurre en personas alérgicas especialmente a la penicilina, picaduras de
insectos, mariscos, cacahuates o latex.
La administración inmediata de epinefrina (adrenalina) es esencial en el tratamiento inicial de anafiláxis.

Tratando El Problema En Medicina Clásica

Las pruebas cutáneas para alergia y las pruebas en suero RAST son empleadas para determinar con
precision molécula(s) alergénica(s) son reconocidas por el sistema inmune del paciente.
Una vez identificadas, el tratamiento óptimo incluye minimizar la exposición a estos alergenos hasta donde
sea posible, combinando con medicamentos para reducir los síntomas alérgicos y la inflamación de los
tejidos involucrados.
Además las vacunas para la alergia (inmunoterapia) pueden ser usadas para modificar la respuesta
inmune y así disminuir la intensidad de las reacciones alérgicas que ocurren de una exposición natural a
los alergenos.

Tratando el Problema en Medicina Biológica

Fuera de evitar la contaminación ambiental con alergenos, se busca regular el organismo, para que
sea capaz con sus propios recursos de resolver el problema. Ello se basa en una estimulación intra
y extra celular mediante el uso de drenadores orgánicos. Este campo es propio de la
homotoxicología. A la vez se busca detoxificar el organismo, esencialmente el hígado para permitir
la adecuada función de los mecanismos naturales de defensa.
Finalmente, la combinación de recursos clínicos de diversas escuelas médico-clínicas, pueden
resolver en forma bastante eficaz, este problema biológico que se arrastra desde el principio de los
tiempos sin solución médica

Dr.Horacio Kinast Feliú
_____________________________________

Dr. Jorge Donato Barros.
Médico. Nº C: 283606083. 
Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid

Clínica Dr. Segura. C/ Narváez 7. 1º dcha. 
Metro Goya. Madrid. 
Tel: 91 431 48 82 


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...